Entrevista a Luis Benítez de Lugo: la Arqueología y la Justicia como armas políticas contra PODEMOS

Entrevista a Luis Benítez de Lugo: la Arqueología y la Justicia como armas políticas contra PODEMOS
Entrevista a Luis Benítez de Lugo: la Arqueología y la Justicia como armas políticas contra PODEMOS

Entrevista a Luis Benítez de Lugo: la Arqueología y la Justicia como armas políticas contra PODEMOS

Arqueólogo, profesor universitario y candidato de Podemos en las últimas elecciones generales. Tras el 26J acaba de ver cómo se cierra definitivamente la denuncia que el ayuntamiento socialista de Valdepeñas promovió contra su persona cuando entró a la primera línea de la política, por unos supuestos daños al Patrimonio Histórico que se han demostrado ficticios.

 

¿Pensó alguna vez que entrar en Política supusiera riesgo para su carrera profesional?.

Hace veintidós años que me dedico a estudiar, conservar y difundir nuestro Patrimonio Cultural. Lo he hecho en numerosas comunidades autónomas del país, a través de cientos de expedientes. He sido premiado por mis investigaciones, he publicado mis descubrimientos en revistas científicas internacionales y nunca jamás mi actuación ha sido sancionada. Mi trayectoria profesional está reconocida y consolidada. Por eso…no; la respuesta a su pregunta es ‘no’. Nunca pensé que un rival político fuera a denunciar mi actividad profesional como estrategia electoral, pues la base para ello es cero. Han intentado buscar en nuestro pasado algo indecente, y al no encontrarlo se lo han inventado. ¡Eso sí que es inmoral!.

 

¿Cómo valora este proceso judicial?

Me ha sorprendido mucho el largo tiempo que se ha mantenido abierta esta denuncia absurda, con grave perjuicio para mi persona. Más de dos años. Se ha prolongado desde mi entrada en política, cuando participamos en la constitución de PODEMOS, hasta las últimas Elecciones Generales.

Me sorprende también que haya sido justamente el 27J el día en que se emitió el Auto que descarta categóricamente que yo hubiera podido causar cualquier clase de daño al Patrimonio, y que hace fracasar la denuncia contra mi persona. Suele decirse que este tipo de manejo de los tiempos judiciales se hace para evitar posibles interferencias en procesos electorales. Pero lo cierto es que esa demora ha venido bien a las demás fuerzas políticas y ha sido usada contra PODEMOS.

Sería bueno que la separación de los poderes -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- fuera real. En la actualidad no funcionan mecanismos que eviten que la Justicia sea utilizada por los miembros del Legislativo, por la Administración y por los políticos en general como arma poderosa para atacar a rivales políticos sin fundamento alguno, como ha sucedido en mi caso. Ello nos ha supuesto a todos dos años de fango y relentización de otras causas judiciales.

 

¿Ha influido este proceso judicial en los resultados electorales?

Es difícil de estimar a ciencia cierta. Aunque lo han intentado, realmente creo que no lo han conseguido. La gente del entorno territorial me conoce bien. Por dos veces y en dos distintas campañas el alcalde emitió a los cuatro vientos, con dinero de la gente y desde una Administración que yo estaba ‘imputado’. Nos quisieron atacar colgándome ese ‘sanbenito’, como si estuviéramos en la Edad Media o la gente fuera tonta. Para ello se han servido de la Justicia, de los medios de comunicación y de los recursos públicos municipales. Toda la artillería contra mí y contra PODEMOS. En estas condiciones y en el contexto general de lo sucedido en la provincia y en España, que mi candidatura al Senado haya aumentado muy considerablemente su porcentaje de apoyo en las últimas elecciones con respecto a los resultados de diciembre puede considerarse un éxito. Hemos consolidado e incrementado nuestro espacio electoral. Los ataques de la vieja política han resultado inocuos y nos han hecho más fuertes. Queda trabajo por hacer, pero crecemos y lo haremos aún más. La gente nos va conociendo personalmente, y así entiende que el discurso del miedo y de las infamias lanzado contra PODEMOS no es real. Quienes lo lanzan se caracterizan a sí mismos. Su denuncia ha conseguido un efecto inverso al deseado por los corruptos: como un boomerang, se ha vuelto contra ellos. Nos ha dado visibilidad en el territorio; se ha visto la lucha de gente decente contra poderosos indecentes. Con estos corruptos sin escrúpulos en el poder, mañana el represaliado y al que monten un Auto de Fe puede ser cualquiera. No son dignos de representarnos.

 

¿Es habitualmente la Arqueología una ciencia usada por los políticos?

La Arqueología es una disciplina científica. Como todas las ciencias, según quién la use puede utilizarse para unos fines u otros. Llevo toda mi vida produciendo descubrimientos y acciones para elevar el conocimiento y el nivel cultural de la gente. Mi discurso arqueológico está centrado en eso.

El alcalde socialista de Valdepeñas y sus técnicos municipales han producido discurso arqueológico sin base real, falso, con el fin de intentar restar veracidad y credibilidad a un rival. La utilización de un instrumento científico con esos fines es algo completamente reprobable.

 

Existe un larga lucha entre usted y el ayuntamiento…

Sí, porque el alcalde y senador socialista Jesús Martín da empleos públicos a dedo a gente poco cualificada. Por ejemplo, tanto el Juzgado de Instrucción como la Audiencia de Ciudad Real han considerado que el ayuntamiento era responsable civil subsidiario en un caso en el que a los miembros del tribunal calificador se les ha impuesto ya una fianza de 45.000 € a cada uno, dado que existen fuertes indicios de que tomaron decisiones injustas a sabiendas y prevaricaron. Por otra parte, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha determinó que el ayuntamiento tuvo intención de minusvalorar a unos para favorecer a otro. Y, en otro caso, este mismo órgano judicial estimó que se dio una plaza a alguien que no contestó el tema de examen que salió por sorteo; el Presidente de la oposición era, precisamente, Jesús Martín. En el caso de la denuncia a mi persona, los arqueólogos municipales que redactaron ese informe técnico que permitió achacarme los hechos que se han demostrado falsos se encuentran imputados y en fase de juicio oral porque existen serios indicios de que son unos delincuentes y han cometido tráfico de influencias. Uno de ellos fue enchufado y trabaja desde hace muchísimos años en el ayuntamiento sin haber superado ningún proceso selectivo; simplemente por un decreto del alcalde. Eso se sabe tras una investigación judicial que se prolonga ya diez años y que promoví yo. Es increíble que nadie tomara en consideración que la denuncia a mi persona se levantó sobre un documento redactado desde estos servicios municipales corruptos y nada imparciales. Su conducta ha sido execrable y atenta contra cualquier código deontológico profesional. Junto a los políticos que utilizan los resortes del poder en beneficio propio, estos dos técnicos arqueólogos se han hecho acreedores también de la máxima reprobación. Pero ahí siguen; unos y otros, apoyándose entre sí. En este país se puede mentir con gran impunidad. Valdepeñas es un caso claro que permite ver que este ejemplo del peor PSOE engaña a la gente y hace trampas de múltiples formas. La credibilidad se les está acabando.

 

¿Espera nuevos ataques similares?

El alcalde ya ha dado pistas de por dónde le gustaría que continuara este caso. Fracasada la vía penal quisiera él que prosperara su denuncia a través de la vía administrativa. No lo va a conseguir, aunque la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ahora es gobernada también por el PSOE. En primer lugar porque existe gente decente y preparada entre el funcionariado regional. En segundo lugar porque sería surrealista que me abrieran ahora, como se ha pretendido desde el ayuntamiento, cualquier tipo de incidencia administrativa. Resultaría extemporáneo dado que entregué a la Junta de forma correcta, tal y como me requirieron y es habitual, toda la documentación del expediente hace ya más de dos años. Si llegara a producirse esa pretensión del alcalde sería un nuevo acto administrativo injusto e ilegítimo contra un ciudadano, llamado al fracaso. Daríamos la batalla, pero creo que no llegará a producirse.

 

¿Este ataque en forma de denuncia les ha restado ganas de seguir trabajando?

No, en absoluto. Les estamos desenmascarando. Saben que nos tienen enfrente. Estamos asistiendo al final de su ciclo. Somos gente más preparada y capaz de construir un país mejor. Nunca más un país para la Casta y los suyos; nunca más un país sin su gente.

LuisBLBiblioteca4

Comparte: